Estudiante de octavo grado de Wisconsin toma el volante de su autobús escolar después de que la conductora perdiera la consciencia

          Era un final normal del día escolar a finales de abril para Acie Holland III, estudiante de octavo grado en la escuela secundaria Glen Hills en Glendale, Wisconsin.

Continuó su rutina y se subió al autobús escolar para volver a casa. La conductora del autobús bromeó con los estudiantes, dijo Holland, antes de ponerse los auriculares.

Fue entonces cuando la situación cambió repentinamente.

Desde su asiento, más allá de la mitad del autobús, Holland dijo que la conductora parecía un poco enferma o cansada y que tenía la cabeza gacha. Supo que algo andaba mal cuando ella siguió presionando el acelerador y se pasó una calle.

“Dobló en una esquina y hay otra calle por la que normalmente doblamos. Presionó el acelerador y pasó esa esquina, y miré hacia arriba”, dijo Holland a CNN.

Caminó hasta el frente del autobús para ver cómo estaba, pero ella no respondió, dijo. Perdió temporalmente la consciencia mientras que el autobús se desviaba hacia el tráfico que venía en sentido contrario. Holland se apresuró a quitar el pie del acelerador. Dijo que apretó los frenos y estacionó el autobús de manera segura.

«No estaba realmente asustado, sólo traté de hacer que el autobús se detuviera», comentó.

Después de detener el autobús, Holland se comunicó con el 911 y con su abuela, quien es asistente de enfermería. También ordenó a los otros 13 a 15 estudiantes a bordo que llamaran a sus familias.

“Todos decían ‘gracias’ porque les salvé la vida”, dijo Holland, quien espera algún día tener una barbería o un taller mecánico.

La directora de la escuela secundaria Glen Hills, Anna Young, escribió en una nota a las familias que “la comunidad no podría estar más orgullosa de Acie”.

“La compasión y el liderazgo que lo vemos exhibir a diario fueron llevados al siguiente nivel ayer en su viaje en autobús a casa. Estamos agradecidos de que todos nuestros estudiantes de Glen Hills estén seguros y deseamos a su conductora una recuperación saludable”, continuó.

Finalmente, la conductora recuperó el conocimiento y llamó a la compañía de autobuses, Riteway, que envió a otro conductor para llevar a los estudiantes a casa sanos y salvos.

Según el director de la escuela, la conductora sufrió una emergencia médica y recibió atención.

Los padres de Holland están muy orgullosos y aliviados.

Al principio, el padre de Holland, Acie Holland II, no le creyó cuando escuchó la historia ese mismo día.

“Papá, salvé el autobús escolar de estrellarse”, le dijo. Al final, la historia no le sorprendió.

“Siempre fue una persona muy rápida. Esa es una de las cosas de las que sé que él es capaz, no en el autobús escolar, sino en general, poder ayudar a alguien que lo necesita”, dijo el padre de Holland a CNN. «Pero estoy orgulloso de lo que hizo».

La pequeña y unida comunidad continúa mostrando su orgullo desde el incidente. En una reunión de la junta escolar a principios de esta semana, Holland obtuvo reconocimiento mediante una proclamación del alcalde y el concejo municipal. El Departamento de Policía de Glendale y el Departamento de Bomberos de Milwaukee también elogiaron su heroísmo.

Holland había tenido alguna experiencia previa con vehículos. Desde pequeño trabaja con su padre, un técnico automotriz certificado.

“Era como si estuviera en el lugar correcto en el momento correcto. Así fue, debía ser por una variedad de razones, la más importante fue la seguridad de los demás”, dijo Young.

Holland agradece todo el reconocimiento que recibió. Dice que se alegra de haber podido llevar a todos a casa sanos y salvos, y que esta experiencia le dio más seguridad en sí mismo.

«Me siento más seguro para enfrentarme a un momento de luchar o escapar», afirmó.

Noticia en desarrollo

CNN